Tips para no tener agujetas después del gym

Muy bien, ahora que has logrado superar todas las excusas que normalmente te pones para no ir al gym, habrás descubierto una de las mayores enemigas del deporte: ¡las agujetas! No te preocupes, te damos algunos truquillos para prevenirlas y, en caso de que las tengas, cómo conseguirás aliviarlas.

Agujetas… ¿por qué?

Primero de todo, debes saber que ese dolor muscular que aparece después de hacer trabajar algún músculo que no esté acostumbrado es normal y afecta tanto a deportistas amateurs como a profesionales que quizás no tengan esa parte del cuerpo tan entrenada. ¿Quién no ha tenido alguna vez agujetas en las piernas? Le hemos pedido al body un esfuerzo al que no está habituado y éste nos responde así. Nada tiene que ver ni con haber entrenado bien (hay quien piensa erróneamente que si no tienes agujetas después de hacer deporte es porque no has ejercitado bien la musculatura) ni tampoco con haberlo hecho mal. ¡Cero dramas!

Ten en cuenta que es un dolor de efecto retardado: no te vengas arriba cuando salgas del gym fresca como una rosa pensando que no vas a tenerlas, porque suelen aparecer entre 12 y 24 horas después del entrenamiento.

¿Cuánto duran las agujetas?

Tranquila, ese dolor que puedes tener incluso en reposo no es para siempre. Dependerá de la reacción de tu propio cuerpo, pero puede durar desde unas horas hasta un par o tres de días. Lo que sí debes estar alerta y saber distinguir si esa molestia son agujetas o bien la tienes a causa de una posible lesión, que ya requerirá tratamiento y supervisión médica.

¿Dónde aparecen antes las agujetas?

Quizás pienses que las agujetas aparecen antes en el abdomen, los muslos, los gemelos o los brazos, pero lo cierto es que no hay una regla fija: las agujetas aparecen antes en aquellos grupos de músculos que están menos entrenados. Por ejemplo, un ciclista que un día decida hacer pesas, probablemente sentirá agujetas en los brazos, ya que no está acostumbrado a trabajar esa zona, mientras que después de su sesión habitual sobre ruedas no sienta ningún tipo de dolor de agujetas en los muslos.

Qué tomar para las agujetas

¿Cómo quitar las agujetas?

En realidad evitar las agujetas es algo prácticamente imposible, pero sí puedes seguir estos consejos para prevenir las molestas punzadas y aliviarlas cuando se presenten sin avisar:

  1. Un buen calentamiento antes de nada

Hasta los deportistas más pro hacen una sesión previa de calentamiento para prepararse antes de iniciar la actividad. Los músculos y articulaciones que vas a ejercitar necesitan entrar poco a poco en materia, para que entiendan lo que les espera. Por eso y para evitar agujetas después, es fundamental no empezar hasta que los hayamos calentado.

Un preparador físico o entrenador te indicará en el gym qué series de ejercicios de calentamiento son las más adecuadas según lo que vayas a hacer, ya que en cada deporte trabajas distinta musculatura.

  1. Poco a poco… ¡y cada día más!

Si te acabas de iniciar en el mundo gym, es importante que empieces progresivamente y de forma moderada. La intensidad de la actividad deportiva puede ir aumentando día a día, a medida que te sientas preparada y más en forma. De esta manera no someterás al cuerpo a un sobreesfuerzo y te irás habituando, de modo que podrás ir probando cosas nuevas y poner en práctica el: “¡más difícil todavía!”.

  1. Estiiiiiiiiiiira antes y después

Uno de los errores más frecuentes y que más nos llevan a tener agujetas después de hacer deporte es no estirar bien la musculatura. Tanto antes (durante la sesión de calentamiento) como después (una vez finalizada la actividad física) deberás realizar estiramientos de los músculos implicados en el ejercicio. Es uno de los puntos más importantes para prevenir o reducir las agujetas.

  1. Bebe agua y más agua

Mantener una buena hidratación antes, durante y después de la práctica de ejercicio es súper importante en beneficio de la recuperación muscular, evitando además que puedas tener calambres u otras lesiones. El agua que perdemos cuando hacemos deporte en forma de sudor favorece la debilidad muscular.

Por este motivo, en tu kit para ir al gym como una auténtica fitness lover nunca olvides tu botellín de agua, que podrás ir rellenando en las fuentes que hay en las instalaciones del gimnasio. ¿Quién sabe? ¡En las colas que se forman para beber agua o rellenar la botella puedes conocer a tu [email protected] crush!

Cómo quitar agujetas

  1. Cuida tu alimentación

Generalmente cuando salimos del gym sentimos un hambre voraz y nos comeríamos ese cruasán de la panadería de la esquina que nos llama insistentemente. ¡Resiste! Primero porque debes apostar por una alimentación saludable, rica, variada y libre de procesados. Segundo porque ya que has quemado calorías en el gym tampoco sería cuestión de recuperarlas todas con un simple bocado.

Y tercero porque después de hacer deporte es importante reponer el glucógeno muscular con alimentos ricos en hidratos de carbono, así como en aminoácidos esenciales para garantizar una buena recuperación. Si te preguntas qué tomar para las agujetas, otros alimentos que pueden ayudarte a recuperar los tejidos y la musculatura y aliviar la inflamación de las agujetas son, por ejemplo, los que llevan Omega-3 (pescado azul, frutos secos…), vitaminas C (kiwi, fresas, uva, naranja) y E (brócoli, espinacas, cereales, aguacate), etc.

  1. Recuperación activa: ¡muévete!

¡No te quedes parada si quieres aliviar las agujetas! Aunque sea de forma más moderada, sigue haciendo ejercicio, favorecerás la circulación sanguínea y con ello la recuperación muscular y de los tejidos.

Sí, sabemos que en el pico máximo de dolor de agujetas preferirías quedarte en el sofá viendo un capítulo tras otro de tu serie favorita en Netflix, pero los especialistas coinciden en que si te mueves y no dejas de practicar deporte, antes te sentirás aliviada.

  1. Algunos trucos más para reducir las agujetas
  • Una buena ducha de agua fría después del gimnasio, que activa la circulación sanguínea.
  • Masajes sobre la zona afectada para reducir el dolor y la inflamación. ¡Aprovecha y pide que te los den!
  • Aplica hielo, el frío reduce la inflamación y puede ayudarte a calmar el dolor.
  • Si el dolor es muy intenso y no te permite continuar con tu vida normal, consulta con un especialista para descartar posibles lesiones más graves.

 

Finalmente debes pensar una cosa: las agujetas pueden ser molestas pero son el resultado de haber puesto fin al sedentarismo y haber optado por una vida más activa y saludable. Compensa, ¿verdad?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =