Excusas para no ir al gym y cómo vencerlas

Si como una gran cantidad de mortales has decidido ponerte en forma este mes a base de mover el body en el gym, ¡bravo! Vas por el buen camino. Fitness, spinning, body pump, step, crossfit, body attack, aquagym, boxing, a tu rollo en las máquinas… hay una infinidad de posibilidades para trabajar y tonificar. Pero te vamos a confesar un secreto: esta motivación inicial por el gym puede decaer con el tiempo si no encuentras un aliciente que te haga cogerle el gustillo. ¡Don’t panic! Hemos recopilado las 5 excusas más frecuentes que pueden hacerte perder la motivación para ir al gimnasio para tumbarlas y hacerte ver que puedes superarlas.

1. No tengo tiempo

Quizás esta sea la excusa por excelencia: la falta de tiempo. En realidad, la usamos para muchas cosas: para leer, para quedar con las amigas, para cocinar, para cuidarnos… ¡Basta! Tenemos tiempo para lo que realmente queremos hacer: es una cuestión de prioridades y de no olvidar que ir al gimnasio y hacer deporte es altamente beneficioso tanto para el cuerpo como para la mente.

Además, conscientes de ello, los gimnasios suelen tener abierto durante gran parte de la jornada (de 06:00h – 23:00h) para que encuentres el rato que mejor te vaya.

Esto se soluciona fácilmente marcándote una rutina y reservándote unos días concretos en el calendario. ¿Que solo puede ser un día? Pues un día. No te agobies por la frecuencia, pero cumple con el día fijado y verás cómo poco a poco te picará el gusanillo y terminarás yendo más días. Así que… ¡esta no nos sirve!

2. En el gym me aburro

¿De verdad? ¿Con la gran variedad de actividades libres o dirigidas que puedes hacer? Puedes ir a tu bola, hacer deporte intenso y también moderado, darlo todo en spinning y liberar estrés en body combat, pegarte un bailoteo en zumba, relajarte en la sauna o hacer unos largos en la piscina al más puro estilo Mireia Belmonte, entre otras muchas cosas.

Motivación fitness

¿Y con la de gente que puedes conocer? Busca en los paneles informativos de la entrada, a menudo hay carteles de quedadas de gente del gimnasio, grupillos que se forman de los que salen verdaderas amistades (o quién sabe, ¡a veces también puede surgir el amor!).

Si con esto no hemos conseguido la motivación suficiente que necesitas para no aburrirte en el gym, te proponemos una que te va a encantar: tienes varias playlists en Spotify para que hagas tus ejercicios escuchando música y sea mucho más divertido. ¡Encuentra la tuya o háztela tú misma a tu gusto!

3. Mañana sí que sí

Ya lo dice el refrán: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Sé realista: mañana te prometerás lo mismo, lo volverás a incumplir y entrarás en un bucle del que es difícil salir. Por eso te recomendamos que sigas nuestro lema: hoy sí y mañana también. No te defraudes a ti misma, aprovecha el día y verás cómo al terminar te sentirás satisfecha de haber conseguido moverte del sofá y darle ritmo al cuerpo.

Una buena idea es quedar con alguien para ir al gym: tu compañera de piso, tu hermana, tu mejor amiga… da lo mismo. Lo importante es que adquieras un compromiso también con otra persona, ya que ese es más difícil de romper. ¡No le pongas excusas a esa persona porque te calará enseguida y se buscará otra compañera de fatigas!

4. No tengo el outfit adecuado

A ver… a todas nos gusta estar divinas en cualquier situación, pero desengáñate: en el gimnasio se va a sudar y a quemar calorías. Y todo el mundo está en la misma situación, por lo que no te dé ningún apuro estar roja como un tomate a causa del esfuerzo o ser Miss Camiseta mojada.

Outfit para ir al gym

Aparca momentáneamente el glamour para después y ve a lo práctico: ropa cómoda y transpirable y unas zapatillas deportivas. Equípate con un kit básico de auriculares por si quieres escuchar música, botellín de agua (fundamental hidratarse), toalla para secar el sudor y… ¡a por ello!

5. Me da pereza lavarme el pelo cada día

Seguramente habrás escuchado muchas frases motivadoras para ir al gym, pero ninguna de ellas responde al verdadero palo que nos da tener que lavarnos el cabello después de una sesión de ejercicio.

Para esto nosotros sí tenemos la solución definitiva: ¡el champú en seco Batiste! Se trata de un champú que no necesita agua y que, con unas simples pulverizaciones en tu melena, te da una enorme sensación de limpieza y movimiento al instante. Y te deja un olor irresistible.

Muchas mujeres lo que hacen en el gym es recogerse el pelo con una coleta alta, así después de su sesión de ejercicios solo tienen que aplicarlo sobre las raíces y, en un momento de nada, ya están listas para seguir con sus planes.

Así que si tu excusa para abandonar el gimnasio es esa… no cuela bonita. Mete en tu bolsa de deporte un bote de champú en seco Batiste (por ejemplo, te recomendamos el Fresh, con una fragancia fresca y ligera, aunque tienes una amplia gama para elegir) y verás qué fácil es ir al gym cada día.

Champú en seco Batiste para el gym

Si no conocías la existencia de Batiste, aquí te dejamos con la guía definitiva del uso del champú en seco, así como otro post donde te contamos cómo aplicarlo para sacarle el máximo partido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =