Pelo graso y fino

Pelo graso y fino: 5 tips para cuidarlo

Pelo graso y fino. Es una combinación letal que algunas de nosotras padecemos. Pero… ¡Cero dramas! Porque con la rutina adecuada, puedes contrarrestar los efectos del exceso de grasa y evitar que tu pelo fino quede apelmazado y sin brillo tan fácilmente.

Sigue estos simples consejos y verás cómo, sin apenas esfuerzo, tu pelo graso y fino luce perfecto por más tiempo.

¿Cómo es un pelo graso y fino?

El pelo fino es un tipo de pelo más frágil, y eso quiere decir que es más propenso al apelmazamiento, incluso con menor cantidad de grasa. Por eso, es habitual que el pelo graso y fino quede chafado y sin volumen más fácilmente que otros. Por ello, es fundamental aplicar una serie de rutinas que colaboren a minimizar la producción de grasa del cuero cabelludo.

Trucos para cuidar el pelo graso y fino

¡Si quieres un pelo estupendo, no te pierdas, a continuación, nuestros trucos para cuidar el pelo graso y fino!

 

No te laves el pelo todos los días… y hazlo de la forma correcta.

Lavar tu pelo graso cada día no es la solución. Incluso puede decirse que, seguramente, es parte del problema, ya que activa a diario la producción de sebo. Vaya, que logras el efecto justamente contrario al que buscabas.

Otra cosa importante… Cuando laves tu pelo graso y fino, hazlo con agua fría o tibia (el agua caliente provoca que las cutículas se abran y favorece la secreción de sebo)… y no lo masajees bruscamente, ya que el pelo fino es más frágil y podría romperse.

 

Utiliza un champú para pelo graso de cosmética natural

En el mercado encontrarás champús adecuados, sin sulfatos ni componentes químicos que “arrasan” demasiado con el cuero cabelludo y suelen dejar impurezas. ¡Otro tip! Una vez tengas el cabello mojado, aplícate poco champú y hazlo únicamente sobre el cuero cabelludo. Allí es donde se produce la grasa, por lo que es importante incidir en toda la superficie. Repártelo a través de un suave masaje y en sentido circular.

 

Exfolia tu cuero cabelludo a menudo

Como sucede con la cara o el resto del cuerpo, es conveniente exfoliar regularmente el cuero cabelludo. Sí, también es piel. De esta manera, conseguirás una limpieza mucho más profunda de la superficie del cuero cabelludo, donde se sitúan impurezas y restos de productos capilares que, posteriormente, colaboran a ensuciar la raíz del pelo.

 

Evita el secador o la plancha

El calor directo es uno de los enemigos número 1 de los cabellos grasos, ya que reseca en exceso el pelo, y tu cuero cabelludo responde activando su mecanismo de hidratación: la secreción de grasa. Por eso, si debes usarlos, te recomendamos aplicarte antes productos protectores. Y, si los usas, no lo hagas a una temperatura extrema.

 

¡No te toques el pelo!

Fácil de decir, pero difícil de evitar. Muchas veces, es una rutina inconsciente que hacemos sin darnos cuenta. Pero debes saber que al tocarte el cabello con frecuencia, le estás transmitiendo la suciedad y grasa que contienen tus manos. El pelo, cuanto menos lo manosees, mucho mejor.

Mantén el pelo graso y fino limpio durante más tiempo con el champú en seco de Batiste

Champú para pelo graso

Champú para pelo graso

¿Tienes el pelo graso y fino? En Batiste nos ponemos en tu piel… concretamente, en tu cuero cabelludo. Y es que el champú en seco Batiste está formulado con almidón de arroz que absorbe el exceso de grasa de tu cabello y hace que tu melena luzca limpia y perfecta por más tiempo. De esta manera, usando los champús en seco Batiste, puedes alargar el tiempo entre lavados y regular la secreción de sebo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − cinco =