Cómo cuidar el pelo graso

Lo sabemos: convivir con un pelo graso no siempre es fácil, ya que a veces puede presentar un aspecto sucio o descuidado incluso llevándolo limpio. ¿Cómo hay que lavar el pelo graso? ¿Cada cuánto? ¿Qué tipo de champú es mejor para pelo graso? ¿Existe algún truco infalible para quitar la grasa del pelo? ¿Puedo preparar mascarillas caseras para combatirlo? Calm down, sweetie! Te damos los mejores tips para cuidar el cabello graso y que se mantenga fresco y limpio durante más tiempo. ¡Toma nota!

El pelo graso… ¿por qué?

Tener o no el cabello graso no es una revancha del karma sino un tema de sobreproducción de sebo o grasa capilar por parte de tus queridas glándulas sebáceas. Estas glándulas son muy necesarias porque producen de forma natural la grasa capilar necesaria para lubricar el cuero cabelludo y proteger la cutícula del pelo.

Pero cuando el sebo se produce en grandes cantidades o de forma desequilibrada… ¡maldición! Las raíces presentan una apariencia aceitosa y el cabello queda pegado y apelmazado.

Causas del cabello graso

Generalmente el pelo graso es causado por factores genéticos sobre los cuales poca cosa puedes hacer (bueno, puedes agradecérselo eternamente a tu tatarabuela de quien lo has heredado). En otras ocasiones, este desequilibrio en la producción de sebo va ligado a periodos concretos en los que tenemos cambios hormonales como la adolescencia,, la menstruación, el embarazo o la menopausia (en el caso de las mujeres), etc.

Pero también existen otras causas externas que sí pueden ayudarte a evitar tener el cabello más grasiento de lo habitual:

  • Malos hábitos alimenticios. Una dieta con demasiados azúcares y grasas saturadas o pobre en vitaminas (como la B, que se encarga del buen funcionamiento de la piel y el cabello) puede contribuir a aumentar los niveles de producción de sebo.
  • Estrés.
  • Toma de algunos medicamentos.
  • Cuidado inadecuado del cabello.

6 consejos para mantener tu cabello limpio durante más tiempo

  1. Hazte con un buen champú específico para pelo graso… ¡y de uso diario!

Usa un champú para pelo graso que regule la secreción sebácea y que puedas usar cada día, si así lo necesitas. Muchas veces el problema radica precisamente en no utilizar productos específicos para el tipo de pelo que tienes. Ten cuidado con los champús demasiado astringentes o secantes, ya que podrían producir un efecto rebote.

Procura que el champú para pelo graso que elijas sea lo más natural posible, sin sulfatos ni siliconas, y que te ayuden a limpiar tu melena respetando el cuero cabelludo. ¿Por qué usar un champú para pelo graso sin siliconas? Porque las siliconas y otros detergentes que llevan algunos productos de lavado del cabello eliminan tanto las impurezas como los aceites naturales que sirven de protección, por lo que si los usas muy a menudo, el cuero cabelludo se ve obligado a segregar más aceites para mantener esa protección y se produce una sobreestimulación de las glándulas sebáceas.

Cada cuánto lavar el pelo graso

  1. Con mimo, por favor, y con agua templadita

No frotes tu cabello en exceso al lavarlo, puedes dejarlo limpio sin necesidad de dejar las uñas marcadas en tu cuero cabelludo.

Cuando lo enjuagues, hazlo con agua templada, ni demasiado fría ni demasiado caliente, para abrir la cutícula y permitir que se elimine la grasa y la suciedad.

  1. Lávalo las veces que lo necesites

Sobre la cuestión de cada cuánto hay que lavarse el pelo graso, la respuesta es simple: cada vez que tu pelo lo necesite. Si es a diario, a diario. Ten en cuenta que mantenerlo sucio puede provocar irritaciones en el cuero cabelludo a causa de la propia grasa capilar.

De todas formas, reconócelo, a veces da pereza estar cada día lavándolo, secándolo… y vuelta a empezar. Si es así, te dejamos un plan para alargar el tiempo entre lavados y sobrevivir al second hair day:

  • Día 1: Lávalo en la ducha, siguiendo los consejos que te estamos dando sobre cómo lavar el pelo graso.
  • Día 2: Usa champú en seco Batiste para eliminar el exceso de grasa y que tu melena se vea fresca, libre y con movimiento. Ataca sobre todo en flequillo y raíces.
  • Día 3: Hazte un recogido bonito, estarás preciosa y evitarás tocarte el pelo constantemente.

Champú en seco Batiste para cabello graso

  1. ¿Acondicionador? Mejor pasar

Es recomendable que evites suavizantes y acondicionadores, ya que suelen ser bastante cremosos y/o grasientos. Si tienes las raíces grasas pero las puntas secas y necesitas sí o sí usar acondicionador o mascarilla para pelo graso: póntelos siempre de medios a puntas, ¡nunca en las raíces!

Por otro lado, evita también productos de fijación o styling como lacas, espumas, gominas o ceras. Añadirán más brillo del que tienes, lo apelmazarán y lo ensuciarán más rápido dejando residuos.

  1. ¡No te toques el pelo!

Estar constantemente tocándose el cabello lo ensucia más y puede hacer que se vea más aceitoso y pegado al cuero cabelludo.

Un buen remedio para evitar tocarse el pelo a menudo es hacerse recogidos como trenzas, coletas, moños (sin que estén excesivamente tensos, para no agravar el problema)… o usar complementos como diademas o pañuelos. El hecho de que tu melena no esté permanentemente en contacto con la piel del rostro o la frente, hará que tu pelo no se ensucie tan rápido y pueda estar limpio durante más tiempo.

  1. Prepara remedios caseros para el pelo graso

Las mascarillas de arcilla verde resultan muy efectivas a la hora de cuidar el pelo graso, ya que eliminan el exceso de sebo y dejan una melena bonita y sana. Mezcla 5 cucharadas de arcilla verde con agua mineral hasta conseguir una masa suave (ni muy espesa ni muy líquida), aplícate la mezcla sobre el pelo húmedo con un pincel, haz un suave masaje (¡no restriegues!), déjalo actuar 20 minutos y aclara con abundante agua templada.

Otros ingredientes que seguro que tienes en casa y que te servirán para preparar mascarillas para el pelo graso son: vinagre de manzana (su ácido ayuda a reequilibrar el pH del cuero cabelludo y a controlar la secreción de sebo), zumo de limón (es refrescante y, al igual que el vinagre, posee ácidos que regulan la grasa), el té negro (funciona como astringente), el aloe vera (desintoxica y elimina impurezas, a la vez que nutre las raíces sin engrasar), bicarbonato (especialmente si tu problema con el pelo graso conlleva otras inconveniencias como el mal olor), huevo (las claras son efectivas contra el aspecto aceitoso tan característico del cabello graso, mientras que las yemas lo fortalecen), etc.

Mascarilla de arcilla verde para cabello graso

 

Ahora que ya conoces nuestros tips para mantener el cabello graso limpio durante más tiempo te contamos todo lo que tienes que saber sobre el uso del champú en seco, así como los trucos de aplicación para sacarle el máximo partido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 5 =