puntas abiertas

¡Puntas abiertas! O, lo que es lo mismo, la pesadilla para el 90% de las melenas. Y es que no se libran ni celebrities, ni influencers, ni modelos, ¡ni la vecina de al lado! Simplemente es una cuestión de edad capilar e infinitas agresiones externas a las que sometemos diariamente a nuestro cabello: herramientas de calor, sol, piscina…

Para decir adiós a las puntas abiertas, lo más eficiente es acudir regularmente a tu salón de beauty y que te saneen los últimos centímetros de tu querido pelazo. Ahora bien, somos muy conscientes que para muchas de vosotras supone un ¡SOS! mayúsculo, así que corramos un tupido velo y pongamos foco en la prevención, ¡toma nota de los siguientes tips!

1. ¡Ármate de paciencia para el cepillado!

Tatúate a fuego lo siguiente: “El cepillado siempre debe hacerse de abajo a arriba”. Muy sencillo, empieza desenredando los nudos de la parte de las puntas y ves subiendo progresivamente. Hazlo con amor y muchas dosis de paciencia, así evitarás que tu cabello se rompa. ¡Ah! Y mucho mejor con un peine de púas anchas o un cepillo de acabado profesional. ¡Otro consejo! Nunca lo hagas sobre el pelo mojado, porque como pesa más es más probable que se parta. ¿Seguimos?

2. El ritual de lavado, con un extra de delicadeza

Como te hemos comentado, el cabello es mucho más frágil cuando está mojado. Por ello, es importante que le dediques el tiempo que se merece y lavarlo con suavidad. ¿Por qué no aprovechas para darte un gustazo y masajearte ligeramente el cuero cabelludo con la yema de los dedos? Además, sería genial si pudieras desenredarte el pelo también justo antes de lavártelo, a excepción de las melenas curly que, en este sentido ¡son un mundo aparte! En este sentido, ¡ellas deben armarse aún más de paciencia!

De vez en cuando, prueba de aplicarte un acondicionador de medios a puntas una media hora antes de ducharte. ¿Por qué? Porque sellará la hebra y evitará las posibles roturas. Evidentemente este producto no substituye el acondicionador que debes emplear durante el lavado (también puede ser sin aclarado), que reforzará las puntas de tu cabello. Y, por último, aunque quizá te suene un poco extraño, es recomendable ducharse siempre con el agua a favor del crecimiento del pelo. Y ¡listo!

3. Limita el uso de las herramientas de calor

puntas abiertas pelo

Este tip es algo que sabemos que sabías, pero que te gustaría no llegar a saber. Pero sí querida amiga, deberíamos usar el secador y la plancha de pelo mucho menos de lo que lo hacemos. En un mundo ideal este sería uno de los mejores consejos para prevenir la aparición en bucle de las temidas puntas abiertas. Ahora bien, si una fuerza superior te lo impide, siempre puedes echar mano de productos que protejan el cabello de los efectos perjudiciales del calor, por ejemplo, nuestro champú en seco Batiste Damage Control o incluso aquellos especiales en combatir el encrespamiento natural, como Batiste De-Frizz. ¡Cuidado! Porque seguramente se convertirán en tus must have desde el momento que los pruebes 😉

Por último, ten presente que cuando te apliques el secador es vital que no apuntes siempre en dirección a las puntas, para evitar quemarlas. Además, elije la temperatura más baja posible, a pesar de que tengas que estar más tiempo secándotelo. Una vez más, paciencia my friend.

4. ¡Ojo con los peinados friendly de puntas abiertas!

Sí, has leído bien #BatisteLover. Existen peinados que promueven la aparición de puntas abiertas. ¿Un ejemplo? Las coletas. Mira que nos encantan, pero es mejor que no tires de ellas cada día. Y cuando te las hagas, evita gomas o diademas metálicas que te arranquen los pelos cuando te saques la coleta. Todas sabemos de lo que estamos hablando, ¿no? En este sentido, ¡inspírate en nuevos hairstyles con todas las posibilidades que te brindan los accesorios de pelo más top del momento! Porque cuidarse la melena y estar a la última ¡es perfectamente compatible! Y si no, ¡pelazo al viento y #WOW!

5. ¡Las puntas abiertas se van contigo de vacaciones!

Lo dicho, las puntas abiertas adoran el solecito del verano, la sal marina y el cloro de las piscinas, el viento…porque fragilizan nuestra salud capilar, degradan la queratina natural de nuestro cabello y, por lo tanto, lo tornan mucho más sensible y quebradizo en la época estival. Así que las primeras resentidas son las puntas, por ello debes proteger tu melena con mascarillas que sean nutritivas u otros productos protectores/reparadores específicos.

¡Ah! Y lo más importante, dale unas vacaciones a tu secador o plancha de pelo, deja que este se seque al viento, verás que si lo cuidas como requiere en estos meses más críticos irá recobrando su aspecto brillante y saludable. Por el contrario, si algún día necesitas sacarle todo el partidazo a tu melena y quieres usar el secador o la plancha, no olvides que debes aplicarte un producto térmico protector. Ahora solo queda salir y ¡a disfrutar del veranito!

reparar puntas abiertas

6. Cómo reparar las puntas abiertas si aún así aparecen

Lo más efectivo y aunque prefieras obviarlo en tu mente, es el tijeretazo. Nuestro consejo es que acudas de forma periódica a tu peluquero/a de confianza para que te sanee el pelo. Igualmente, debes acostumbrarte a cuidar tu pelo regularmente con rutinas de belleza que tengan como principal objetivo la hidratación de tu melena. Así, hay muchos productos que hidratan tu cabello en profundidad y ayudan a sellar las puntas abiertas, tales como: sérums reparadores y aceites multifunción para aplicarlos al final del peinado, mascarillas nutritivas para cabellos castigados por los efectos del sol y otras mil agresiones, champús y acondicionadores con proteínas (ideales para cabellos finos y sensibles), que refuerzan la estructura del tallo para que no se abra, entre otros. Y, por último, distintos productos que protegen del efecto dañino del calor, ya sea natural o artificial, como nuestro champú en seco Batiste Damage Control, o que lidian contra el encrespamiento, como Batiste De-Frizz. ¿Los has probado ya?

¡Tip Batiste!

Para mantener en buena forma tu salud capilar y, por lo tanto, lucir un pelo fuerte y prevenir las puntas abiertas, es crucial que sigas un ritmo de vida saludable. La teoría es muy sencilla, pero la práctica también si tienes un poquito de fuerza de voluntad, de verdad que vale mucho la pena, ¡come on! Así que, ¡ya es hora de apostar por una alimentación healthy, practicar ejercicio regularmente y huir de los malos hábitos! Y solo quedará decirte a ti misma, ¡olé yo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − 3 =